Las vacaciones de Semana Santa están a la vuelta de la esquina, momento en que los más pequeños hacen un parón en el colegio y los padres pueden pasar más tiempo con ellos.  Es una oportunidad para compartir experiencias y aprovechar cada momento para disfrutar de los hijos. A continuación, os proponemos algunas actividades de lo más divertidas y saludables para estas vacaciones, ¡toma nota!

  • Salida al aire libre: Puede ser una excursión por el campo o un paseo por el parque. Cualquier actividad al aire libre es una buena idea con niños. Aprovecha el buen tiempo para planificar con tus pequeños un recorrido chulo y complétalo con un pícnic, ¡seguro que os lo pasáis en grande!
  • Montar en bicicleta o practicar deportes: Un poco de ejercicio físico a la semana es muy sano y recomendable y ¿qué mejor que practicarlo en familia? Recuerda que es muy importante que los niños practiquen algún tipo de deporte de forma habitual: un estilo de vida físicamente activo durante la infancia es una buena forma de prevenir ciertas enfermedades crónicas en la edad adulta. En el caso que tu hijo sufra problemas asmáticos estos son los deportes más recomendables para él. 

En el caso de que el tiempo no acompañe o prefieras quedarte en casa, no te preocupes. Existen un montón de actividades para que tus hijos se lo pasen genial sin salir de casa.

  • Cocinero por un día: A los niños les encanta meterse en la cocina y descubrir cosas nuevas, así que ¡manos a la obra! Juntos podéis preparar una pizza casera, un delicioso pastel o una macedonia de frutas. Cocinar con los más pequeños es también una oportunidad para concienciarlos sobre la importancia de una alimentación saludable. Enséñale la enorme variedad de frutas y hortalizas que existen y crea deliciosas recetas con estos alimentos.
  • Manualidades o juegos de mesa: Colorear, recortar, pintar, pegar, un sinfín de actividades para fomentar la creatividad de tu hijo. Otra opción son los juegos de mesa: los hay para todas las edades y todos los gustos y siempre los podéis adaptar y poner vuestras propias normas.