La bronquitis es una enfermedad respiratoria que se caracteriza por la inflamación de la pared interna de los bronquios, las principales vías aéreas que conducen el aire de la tráquea hacia los pulmones. La inflamación y el edema de estos conductos dificulta la respiración, ya que entra y sale menos aire, por lo que el principal síntoma es la tos con o sin expectoración.

Existen dos tipos de bronquitis: la aguda y la crónica.
Se conoce como bronquitis aguda aquella que viene precedida por un resfriado o una enfermedad seudogripal y cuyos síntomas se acotan en un corto período. En cambio, la bronquitis crónica, menos frecuente en niños, es una afección más prolongada en el tiempo, con una frecuente irritación de las vías bronquiales que provocan la inflamación de estas y una mucosidad en exceso. En niños preescolares es frecuente la bronquitis recurrente, donde se repiten episodios de bronquitis aguda coincidiendo con infecciones virales.