Durante las últimas semanas, España ha registrado un temporal de frío que ha dejado temperaturas extremadamente gélidas, nieve en cotas muy bajas y ráfagas de viento muy fuertes. Una situación que, sin duda, afecta a las personas con problemas respiratorios y sobre todo a los más pequeños, que se tornan más vulnerables y deben protegerse especialmente ante los cambios bruscos de temperatura.

Y es que lo que mucha gente no sabe, es que las variaciones climáticas bruscas, como las ráfagas de aire frío o la bajada repentina de las temperaturas, actúan como desencadenantes del asma, provocando crisis en los pacientes que sufren esta patología respiratoria. Esto ocurre porqué el aire frío irrita el tejido de los pulmones causando broncoespasmos que dificultan la respiración del paciente. Es por este motivo, que debemos tomar algunas precauciones durante los meses más fríos del año.

asma

A continuación os ofrecemos algunos consejos para proteger a los más pequeños:

  • Respirar siempre a través de la nariz: este proceso ayuda a regular la humedad y la temperatura del aire antes de que éste llegue a los pulmones, evitando así la sequedad y el enfriamiento.
  • Proteger la nariz con una bufanda, un pasamontañas o un pañuelo: de esta manera mantendremos una respiración cálida y húmeda.
  • Moderar la actividad deportiva en el aire libre: así evitamos la entrada de aire frío y seco en los pulmones.
  • Usar un broncodilatador: siempre bajo la prescripción de un neumólogo pediatra, utilizar el broncodilatador para relajar los músculos bronquiales, y abrir así los tubos bronquiales para que aire llegue sin dificultades a los pulmones.

Sin duda, es muy importante que durante las épocas más frías del año los menores con asma sigan estas recomendaciones. De esta manera, evitaremos que acentúen sus problemas respiratorios.

Además, recuerda que si tienes cualquier pregunta puedes escribirnos a la sección de ‘El médico responde’ y uno de nuestros neumólogos pediatras te atenderá de manera personalizada.