Conciliar la vida laboral y familiar durante la época estival resulta complicado. Algunas familias siguen apostando por la fórmula familiar –dejar los niños con los abuelos, tíos o personas de confianza-, pero cada vez más padres recurren a los campamentos y colonias de verano.

Una muestra de ello es la proliferación, en los últimos años, de campamentos especializados: rurales, urbanos, con actividades multiaventura, al aire libre, de cocina, de teatro, para aprender idiomas, deportivos, etc. Una actividad apcoloniasta también para los niños que padecen algún tipo de problema respiratorio.

Aunque resulte inevitable tener miedo a dejarlos unos días sin protección parental -y más en aquellos casos en los que el menor sufre alguna patología respiratoria-, ir de campamentos es una gran experiencia para los menores, ya que aprenden a convivir, a relacionarse con otros niños, a compartir, a respetar las normas y, sobre todo, a desenvolverse solos.
Recuerda que en la medida de lo posible, la enfermedad no debe interferir en el desarrollo de los hábitos y costumbres de tu hijo.

 

Escoger campamento, una decisión compartida

La elección del campamento es clave para asegurar que el menor con problemas respiratorios disfruta de sus vacaciones sin incidentes. Lo más conveniente es que, además de tener en cuenta sus gustos, valores con el neumólogo pediatra los posibles riesgos. 

Otra idea es -sobre todo cuando son pequeños o es la primera vez que pasan unos días alejados de la familia- apuntarlo con otro amigo. Si coinciden en gustos y el especialista que pauta el tratamiento da el visto bueno ¡ya tenéis destino para este verano!


campamento-verano             family-outing-421653_1280           world-jamboree-803549_1280


Campamento seguro

Por último, para cerciorarte que el problema respiratorio de tu hijo está bajo control durante los días que dura el campamento es necesario que:

  • Informes a los responsables de la situación médica del menor y les entregues una copia del informe médico. En caso de asma, puedes proporcionar también la ficha especial para los centros docentes
  • Designes, junto a los organizadores del campamento, las personas responsables de la atención del niño. En este caso, los responsables deberán saber identificar los posibles síntomas y cómo actuar ante una crisis
  • Comuniques al personal de cocina y comedor la información necesaria sobre las alergias alimentarias de tu hijo si es el caso
  • Suministres la medicación pautada por el neumólogo pediatra a las personas que atenderán a tu hijo
  • Entregues la autorización para que los responsables puedan subministrar en caso de urgencia los medicamentos estipulados por el especialista