Como ya explicamos en el artículo Defensas a punto para el otoño, esta época es una de las más propensas para coger un resfriado. Y es que la diferencia de temperatura entre el día y la noche sigue siendo notable. Seguro que ya has recurrido a las prendas de abrigo, pero si no quieres coger un resfriado te recomendamos que sigas estos cinco prácticos consejos:

  • Aunque te parezca lo más lógico, recuerda respirar siempre por la nariz, ya que de esta forma se regula la humedad y la temperatura del aire que llega a los pulmones.

     

  • Mantén tu hogar limpio. Pasa la aspiradora una vez a la semana, así eliminarás los virus que puedan contagiarte a ti o a algún miembro de tu familia.

  • Cuando salgas al exterior, protege tu nariz con un pañuelo o un pasamontañas. Estas prendas te ayudarán a mantener la respiración cálida y húmeda frente al repentino cambio de temperatura.

  • Lávate las manos con agua y jabón frecuentemente y sécatelas bien, ya que las manos húmedas esparcen hasta 1.000 veces más bacterias y virus.

  • Ten en cuenta que el resfriado es una de las enfermedades más contagiosas, así que lo mejor será que evites compartir alimentos, tazas, botellas u otros utensilios.