La llegada del verano significa para los más pequeños despedirse del colegio durante tres meses y empezar campus, actividades deportivas y visitas a los abuelos. Desde hace algunos años, cada vez más padres recurren a los campamentos o colonias de verano, una opción de lo más divertida y apta para todos los menores, también para los niños afectados por una enfermedad respiratoria.

Ir de campamentos es una gran experiencia para los niños, ya que aprenden a relacionarse, convivir, respetar las normas, descubrir cosas nuevas, y lo más importante, pasarlo bien con sus nuevos amiguitos. No obstante, muchos progenitores no pueden evitar preocuparse en exceso, sobre todo cuando su hijo padece alguna patología respiratoria.

 

¿Qué campamento escogemos?
La elección del campamento es otro tema importante. Actualmente, existe un sinfín de opciones para todos los gustos: campamentos rurales, urbanos, en la costa, de cocina, de teatro, para aprender idiomas, deportivos, etc.

En el caso de que tu hijo sufra alguna enfermedad respiratoria, te recomendamos que valores las diferentes opciones con el neumólogo pediatra, para prevenir posibles riesgos y asegurar que tu hijito disfruta de sus vacaciones sin problemas. También debes tener en cuenta los gustos de tú pequeño y sus aptitudes antes de escoger uno.

¡Todo listo para unos campamentos seguros!
Para asegurarte de que el problema respiratorio de tu hijo está bajo control durante las colonias, la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Asma Pediátrica (SEICAP) recomienda lo siguiente:

  • Informa a los responsables de la historia clínica del menor y de la medicación que debe tomar. Debes entregarles una copia del informe médico, así como del tratamiento pautado por el médico. En caso de asma, puedes proporcionar también la ficha especial para los centros docentes.
  • Asegúrate de que los monitores cuentan con la formación necesaria en alergias infantiles o asma y hay un responsable de la atención del niño. Esta persona será la encargada de guardar la medicación y de administrarla si es necesario.
  • Informa al personal de cocina y a los encargados del comedor de las alergias alimentarias del menor.

Recuerda que si tienes cualquier pregunta puedes escribirnos a la sección del ‘El médico responde’ y uno de nuestros neumólogos pediatras te atenderá de manera personalizada.