El Médico Responde

Si está bien controlado puede ir. Es importante que los cuidadores estén familiarizados con el plan de acción frente a una crisis de asma, con la medicación de base y las medidas ambientales a realizar y que dispongan de copias del plan prescrito por el especialista. Actualmente, existen campamentos para pacientes con asma y/o alergias donde enseñan a controlar los síntomas y que el asma no es impedimento para llevar una vida normal. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
A pesar de un tratamiento adecuado, tras la fase aguda existe un periodo de convalecencia, que puede durar varias semanas, donde los accesos de tos se mantienen desapareciendo progresivamente, aunque meses después pueden reaparecer tras un catarro banal. Es importante mantener una posición semincorporada y una buena hidratación con tomas fraccionadas, siendo los antitusígenos contraindicados. Se han utilizado tratamientos como salbutamol, corticoides inhalados u orales para aliviar los accesos de tos, pero sin clara evidencia. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
Me faltaría conocer datos para poder ser más precisa como, por ejemplo, si también le pasa en reposo, si tiene accesos de tos o es en contexto de catarro. Seguramente su pediatra le auscultó ruido de crepitantes o pitos y el ventolín es uno de los tratamientos utilizados. En muchas ocasiones existe una recurrencia del episodio. Lo más importante es revaloración por su pediatra y si tiene sensación de ahogo administrar ventolín con cámara y mascarilla como anteriormente. En el caso de múltiples recurrencias habría que valorar otras posibilidades diagnósticas. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
Tal y como habéis indicado la altura afecta a la saturación, aunque en lugares donde es inferior a 1500 metros estos cambios son leves. Segovia está a unos 1000 metros de altura, esto supone que en el aire hay un 89% del oxígeno disponible a nivel del mar y la saturación normal estaría alrededor del 97%, como habitualmente está su hija. Al realizar un cambio rápido de altura, en pacientes con patología respiratoria el tiempo de adaptación puede variar entre 1-2 semanas siendo incluso de hasta 4 semanas en alturas más elevadas. Se aconseja evitar ejercicio intenso y abundante hidratación hasta adaptarse. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
Entiendo su preocupación. Los episodios de bronquitis “sibilante” recurrente no son infrecuentes en los primeros años de vida. Suelen desencadenarse por infecciones virales. Pueden llegar a necesitar grandes esfuerzos terapéuticos, evaluando su respuesta en 2-3 meses. En el caso de su hijo, la elevada frecuencia, gravedad y el antecedente de asma del padre suponen un riesgo de persistencia en el tiempo, pero sería conveniente un adecuado diagnostico y tratamiento por un especialista en neumología pediátrica. Responde: Dr. José Valverde-Molina (Col. 30-04771 y miembro de la SENP)
Esta pregunta está más dirigida a un especialista en inmunología, pero espero ayudarle con mi opinión. Los niños que sufren estos síntomas la causa más común es viral. Tendría que conocer otros antecedentes para poder concretar más, como si acude a guardería, si el crecimiento es correcto, si está asintomático entre episodios, si también ocurre en periodo vacacional o si asocia aftas bucales. Realizaría un calendario de síntomas para observar si existe un curso cíclico, ya que existen algunos síndromes con estas características y periodicidad, como el síndrome PFAPA. Si han existido más de ocho episodios en un año no estaría de más realizar un análisis de sangre con estudio de inmunoglobulinas y marcadores inflamatorios. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
La exposición al humo del tabaco supone un gran riesgo para la salud respiratoria y mucho más si se padece una enfermedad pulmonar crónica, siendo recomendable evitarla. En respuesta a su pregunta, la tos crónica o recurrente causada por el tabaco, en sí misma, no supone un riesgo para otras personas. Aunque no fuman en su presencia, sí refiere que se “huele a tabaco”. Si es así, quiere decir que se fuma en el domicilio y entonces sí puede existir riesgo de exposición medioambiental y, si está expuesta, existe riesgo de empeoramiento clínico. Para poder averiguar si está expuesta y si es la causa de esos descensos de Saturación de O2 de su hija, debería comentarlo con su neumólogo pediátrico. Existen formas de determinar si existe exposición pasiva a humo de tabaco como, por ejemplo, la determinación de cotinina urinaria. Responde: Dr. José Valverde-Molina (Col. 30-04771 y miembro de la SENP)
Hay que mantener la calma y administrar la medicación de rescate prescrita por su especialista. Normalmente son 4 inhalaciones de salbutamol con cámara espaciadora, pudiéndose repetir cada 15-20 minutos si existe escasa respuesta, y acudir a su centro de urgencias más cercano. También es importante mantener al niño incorporado, sin ropa apretada e intentar que respire despacio. Dado que la crisis de asma puede aparecer repentinamente es importante llevar siempre consigo el broncodiltador de rescate. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
En un niño pequeño, especialmente un bebé, conviene que su pediatra valore si la respiración parece dificultosa y le notan ruidos al respirar. En el domicilio deben procurar que tome líquidos con frecuencia, controlar la fiebre y vigilar otros datos como que esté adormilado o muy irritable, con los labios morados o parezca que le cuesta respirar. La mayor parte de estos cuadros son infecciones respiratorias agudas que suelen evolucionar favorablemente en pocos días. Responde: Dra. Mª Carmen Luna Paredes (Col. 46742 y miembro de la SENP)
Tienes razón al decir que no tiene que ver, ya que los efectos secundarios de la vacuna triple vírica mas frecuentes son: dolor, hinchazón y/o enrojecimiento en el lugar de la punción, aparición de un pequeño bulto duro en el lugar de la punción y fiebre en algunos casos. El hecho de que tu hija padezca una enfermedad pulmonar crónica, cualquier desencadenante sea ambiental, infeccioso tanto vírico como bacteriano, puede favorecer el que no sature bien. Te aconsejo que si persisten los síntomas la lleves a un especialista, para descartar otra causa. Responde: Dra. Rosa María Busquets (Col. 7889 y miembro de la SENP)
Nadie debe fumar en una casa en la que viva un niño asmático, ni en ausencia del mismo. Tampoco es suficiente con fumar fuera del hogar, ya que tanto los familiares como los visitantes que fuman entran el humo del tabaco en la ropa y en el cabello, pudiendo desencadenar síntomas de asma en el pequeño. Además, recuerda que eliminar el humo del tabaco de casa es una de las cosas más importantes que una familia puede hacer para ayudar a su hijo con asma. Responde: Dra. Rosa María Busquets (Col. 7889 y miembro de la SENP)

Hola tengo una niña de 1 año y 11 meses. A finales de agosto se enfermó con gripe, mocos y tos. La controlamos con rinobebe y dextrotos y mejoró, sin embargo volvió a recaer a las dos semanas, nuevamente con tos, pero esta vez era seca y no dejaba de toser por las noches y durante el día. El médico recetó codipront y con eso mejoró unos días, pero luego en otra consulta se detectó que tenía el oído inflamado. El médico nos recetó amoxilina y medicortil, notamos bastante mejoría (dejó de toser y se le fue el moco que se escuchaba que lo tenía en la nariz), pudiendo respirar por la nariz y no por la boca. Tan solo estuvo bien una semana y recayó con mocos. Le echamos el rinobebe y mejoró, pero la tos no se fue (la tos de la noche desapareció por completo, pero durante el día se le escuchaba toser y era como si tuviera flema atorada en el pecho). Llevamos dos meses con medicamentos. El otro día tubo 38 de fiebre y ya habíamos terminado con el amoxil y casi no había tos ni mocos, únicamente la sensación de la flema. Al día siguiente de tener fiebre no comió casi nada, cero ánimos. La bañé y luego le di panadol, la fiebre bajó pero luego volvió a subir a 39.5. El pediatra me receto doloral ó treupel (supositorio) y le dimos el doloral, pero solo ayudó a bajar la fiebre durante 4 horas aproximadamente. Después le subió de nuevo durante la noche y le puse el supositorio. A las dos horas bajó por completo, sudó poco y amaneció con mejor ánimo (pedía comer y tomar agua, leche, etc.). A la mañana solo tenía 36.7; sin embargo a media mañana le volvió a subir a 39.2. Me preocupa que esté tanto tiempo tomando antibióticos y no mejore, sobre todo por la flema que no se le va. Ninguno de los dos padres sufrimos o tenemos problemas respiratorios.

Las infecciones respiratorias son frecuentes a la edad de su hija. Un niño puede tener hasta 6 u 8 infecciones al año, incluso aumentar el número si están expuestos al humo de tabaco, acuden a guarderías o tienen hermanos. La mayoría de los episodios son autolimitados y de origen viral, no precisando en principio antibióticos, salvo complicaciones o infecciones que sugieran su necesidad como otitis, sinusitis o neumonías. Hay que diferenciar estos episodios recurrentes y normales de los síntomas crónicos y para ello si existen dudas es importante un diario de síntomas para comprobar que “siempre tiene la tos u otros síntomas” y no existen días libres de estos síntomas entre los episodios. Además también es importante ver si existen otros datos que puedan preocuparnos como el aspecto o el crecimiento. Si su hija tiene aspecto saludable, una adecuada ganancia de peso y talla y no sufre de infecciones graves recurrentes es poco probable que tenga una enfermedad de base o alteración de sus defensas como causa de estas infecciones. Responde: Dr. José Valverde-Molina (Col. 30-04771 y miembro de la SENP)
El problema no es el mismo si se trata de una medicación crónica o de una medicación pautada durante un periodo corto. En algunos tratamientos crónicos se desea alcanzar niveles de medicación en sangre y perder incluso una única dosis puede dar lugar a problemas. Otras veces, como en el caso de medicaciones inhaladas para el control del asma, olvidarse de una dosis no implica consecuencias. En tratamientos cortos, como un antibiótico para tratar un proceso infeccioso agudo sí es importante que procure no olvidar ninguna dosis. Responde: Dra. Mª Carmen Luna Paredes (Col. 46742 y miembro de la SENP)
Durante los dos-tres primeros años de vida los niños pasan por múltiples procesos catarrales, alrededor de 5 por año. Como estos procesos son más habituales en Otoño-Invierno, en algunos casos parece que el niño “no deja de tener flemas” o “produce moco” en cuanto se acatarra. Si estas flemas no se asocian a dificultad para respirar, permiten que el niño siga comiendo con normalidad y usted le encuentra contento y animado, puede seguir las recomendaciones de su pediatra. Responde: Dra. Mª Carmen Luna Paredes (Col. 46742 y miembro de la SENP)
Normalmente la bronquiolitis va acompañada de tos y dificultad respiratoria con o sin fiebre, por tanto, lo que explica, parece más secundario a un problema de obstrucción de vías altas. La obstrucción del canal lacrimal es frecuente en bebés y normalmente se soluciona espontáneamente al año de vida. La complicación más frecuente es la conjuntivitis por falta de drenaje de la lagrima. Le aconsejaría que fuera a un otorrino/oftalmólogo infantil para valoración de posible obstrucción de narina izquierda asociado a obstrucción del conducto lacrimal. Mientras tanto, puede masajear suavemente desde la esquina interior del ojo hacia la nariz de dos a tres veces al día para favorecer el drenaje de la lagrima, junto con lavados nasales con suero fisiológico previo a las tomas. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
Tan sólo un 10% de la población es alérgica a los animales domésticos. En el caso de los asmáticos, por lo menos el 30% son alérgicos a los animales. Por ello, recuerda que si su hijo tiene asma debe pensar que la mascota puede producir alérgenos que actúen como desencadenante del asma. Por lo tanto, le aconsejo que adquiera una sin pelo ni plumas, como peces o tortugas. Responde: Dra. Rosa María Busquets (Col. 7889 y miembro de la SENP)
Para una buena respuesta al tratamiento inhalado es muy importante tanto la adherencia, o sea tomarlo según las indicaciones del médico, como la adecuada técnica inhalatoria, para que el fármaco inhalado llegue adecuadamente al lugar donde debe ejercer su acción. Y ¿cómo puede saber si la técnica es correcta? Inicialmente comprobando que todos y cada uno de los pasos de la técnica inhalatoria, según el dispositivo y/o sistema de inhalación prescrito, se hacen de una forma correcta según las instrucciones que debe tener por escrito. Si no tiene claro si alguno de los pasos es correcto debe consultar con su médico que comprobará y repasará con usted la técnica para solventar posibles errores. Puede ser que los pasos de la técnica sean correctos pero otros factores puedan estar influyendo, como por ejemplo la fuerza (flujo) necesaria para inhalar el medicamento, lo que se llama flujo inspiratorio. Existen aparatos o dispositivos electrónicos para poder medir si el paciente tiene el adecuado flujo inspiratorio para poder utilizar el dispositivo o sistema de inhalación. En nuestro día a día, debemos evaluar la técnica inhalatoria en todas las visitas, pero sobre todo cuando existe una pérdida de control del asma (aumento de síntomas, empeoramiento de la función pulmonar, aumento de la inflamación de los bronquios -si es posible determinar-), porque la causa más frecuente del empeoramiento o falta de control son la falta de adherencia (no tomar todas las tomas de la medicación) y/o una mala técnica inhalatoria. En resumen, chequee todos y cada uno de los pasos de la técnica inhalatoria según las instrucciones y si tiene dudas o el asma no está controlado consulte con su especialista para una adecuada valoración de la técnica y así poder corregir posibles defectos en la misma. Responde: Dr. José Valverde-Molina (Col. 30-04771 y miembro de la SENP)
Se considera tos crónica (TC) la tos que dura más de 4 o 8 semanas según la guía en las que nos apoyemos. En la mayoría de los casos se trata de una tos post infecciosa que se resuelve paulatinamente. Si se ha descartado causa subyacente y se trata de una tos inespecífica, predominantemente seca, se recomienda un ensayo terapéutico con corticosteroides inhalados a dosis medias durante 2-12 semanas. En los casos de TC inespecífica productiva se puede valorar iniciar un ciclo de antibióticos durante 2-3 semanas. En ningún caso está indicado el empleo de antitusivos de acción central. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
Parece que el cuadro de su hija podría corresponderse no a uno, sino a varios procesos catarrales de vías altas que se han ido encadenando unos con otros, algo bastante habitual en estos meses finales del Invierno. A pesar de lo frecuentes que son estos cuadros de congestión nasal y secreciones no disponemos de medicaciones que realmente hagan desaparecer estos síntomas. La mayoría de estos procesos se producen por virus y su evolución es benigna. La indicación por su pediatra de un antibiótico puede deberse a que sospeche que alguna bacteria está complicando el proceso. Lo más recomendable es que siga las pautas de su médico y continúe con visitas para vigilar la aparición o empeoramiento de nuevos síntomas. Responde: Dra. Mª Carmen Luna Paredes (Col. 46742 y miembro de la SENP)
Entiendo su preocupación. Mi recomendación sería que comente esta situación con el pediatra de su centro de salud. Él, en caso de considerarlo necesario, realizará la derivación a su hospital de referencia para ser valorados por Neumología Pediátrica. En Murcia, en el ámbito de la medicina privada, actualmente no hay disponibilidad de neumólogos pediátricos. Responde: Dr. José Valverde-Molina (Col. 30-04771 y miembro de la SENP)
La preocupación de los padres sobre el entorno que rodea a los pequeños es algo natural. Es cierto que las posibilidades de que un niño desarrolle asma u otras enfermedades alérgicas es mayor “si existe una predisposición genética”, pero la exposición a contaminantes del aire también se ha relacionado con un incremento de síntomas de asma y rinitis alérgica. La modificación de ciertos hábitos, tanto durante el embarazo como durante la infancia del niño, podrían ayudar a evitar el desarrollo de alergias. Responde: Dra. Mª Carmen Luna Paredes (Col. 46742 y miembro de la SENP)
La bronquiolitis es la enfermedad respiratoria más frecuente en los menores de dos años y es causada por virus respiratorios, siendo el VRS el virus más frecuente implicado. Su tratamiento es sintomático y no existe evidencia que ningún medicamento acorte la duración de los síntomas. Los niños que sufren bronquiolitis tienen más incidencia de padecer sibilancias recurrentes en la primera infancia y está relacionado con el desarrollo de asma bronquial, pero sobre todo en aquellos con antecedentes de asma en familiares de primer grado, dermatitis atópica y/o una alergia alimentaria. A pesar de ello, después de un primer episodio de bronquiolitis no está indicado de entrada poner tratamiento preventivo. Además, el ketotifen es un antihistamínico y en este caso considero que no está indicado su uso para la prevención de sibilancias post bronquiolitis. Te recomendaría esperar evolución y en caso de que sufra crisis de repetición entonces ser valorado por un especialista e instaurar tratamiento de mantenimiento apropiado. Además, la lactancia materna puede ayudar a que su hijo tenga menos problemas respiratorios. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
Usualmente no ocurren efectos colaterales con el uso prolongado de Symbicort. Los efectos pueden variar dependiendo de las características del asma que padezca y de la cantidad de inhalador que utilice. Los efectos secundarios más frecuentes son: palpitaciones, temblores, infección por hongos en la boca o ronquera, si no realiza enjuagues bucales tras su aplicación, o dolor de cabeza. De forma muy infrecuente y en caso de uso de grandes dosis puede afectar al eje hormonal adrenal o provocar osteoporosis. Responde: Dra. Mª Araceli Caballero Rabasco (Col. 08-41939 y miembro de la SENP)
Para tratar el asma en pediatría de forma continuada, lo que llamamos tratamiento controlador, hay varios tipos de medicamentos, básicamente corticoides inhalados, antileucotrienos, y broncodilatadores de acción prolongada. En medicina, todos los tratamientos pueden tener algún efecto no deseado. No obstante, a las dosis habituales, los fármacos citados están estudiadísimos, y sus comprobados efectos positivos compensan con creces sus potenciales efectos secundarios. Los corticoides inhalados pueden favorecer el crecimiento de cándidas en la mucosa de la boca, efecto muy evitable enjuagándose la boca tras su uso. Se ha descrito una discreta deceleración del crecimiento en los pacientes que inhalan más de 400 mcg/dia de Budesonida durante muchos meses seguidos, aunque al cabo de 2 años la talla final es similar. Otros efectos son muy infrecuentes y requieren dosis más altas para que puedan ocurrir. Los antileucotrienos son medicamentos muy bien tolerados. En un pequeño porcentaje de niños pueden condicionar irritabilidad, cefalea, insomnio o pesadillas, aunque normalmente ceden en pocos dias. Si esos efectos persistieran, se pude retirar el fármaco sin problemas. Por último, los efectos descritos hace decenios para los broncodilatadores de acción lenta cuando se administraban en monoterapia, han desaparecido usándose junto con corticoides inhalados. En resumen, los efectos secundarios de los fármacos controladores del asma a las dosis habituales son insignificantes respecto al increíble avance que han supuesto para el control de asma de los miles de niños a los que tratamos en España. Responde: Dr. Fernando Echávarri Olavarria (Col. 2828 33828 y miembro de la SENP)