El frío ha llegado para quedarse y con él inevitablemente también lo han hecho las enfermedades respiratorias más comunes en invierno: gripe, neumonía y resfriados. Aunque durante esta última semana la epidemia de la gripe se ha estabilizado en todo el país, el número de afectados durante diciembre y principios de año fue muy elevado.

Los más pequeños son uno de los grupos de riesgo más vulnerables. Y es que ciertos virus como el del resfriado o el de la gripe se contagian rápidamente entre los niños, debido a que pasan muchas horas en la guardería y en la escuela. Por este motivo, es tan importante prevenir y adquirir ciertos hábitos que nos pueden ayudar a evitar contagios.

¿Cómo podemos prevenir la gripe y los resfriados?
molestias respiratoriasComo hemos comentado en anteriores ocasiones, una alimentación saludable es esencial para aportar al organismo aquellos nutrientes necesarios para fortalecer nuestro sistema inmunitario. Frutas y verduras deben jugar un papel muy importante en la dieta de los más pequeños, así por ejemplo, un zumo de naranja al día les aportará una gran dosis de vitaminas que protegerán su organismo.

Además, también puedes enseñarles algunas normas básicas de prevención. Explícales la importancia de lavarse las manos regularmente con jabón, no compartir bebidas ni alimentos con otras personas que puedan estar resfriadas o utilizar pañuelos desechables.

De la misma manera, debes procurar que tu bebé duerma las horas de sueño necesarias -que variarán en función de la edad y el ritmo de cada pequeño-, ya que no descansar bien puede repercutir en su salud.

¡SOS, pequeñas molestias respiratorias!
molestias respiratoriasSin embargo, y a pesar de toda la prevención, puede ser que tu hijo sufra molestias respiratorias. Lo primero que debes hacer es consultar con el neumólogo pediatra para asegurarte que se trata de un simple resfriado y evitar así futuras complicaciones.

Si sufre una afección de las vías respiratorias, te recomendamos que le apliques una pequeña cantidad de bálsamo respiratorio, elaborado a base de aceites esenciales de manzanilla romana, abeto balsámico, abeto negro, mejorana y olivardilla. Una combinación que mejorará la respiración de tu pequeño y hará que se recupere pronto.

Asimismo, recuerda que si tienes cualquier consulta puedes escribirnos a la sección de ‘El médico responde’  y uno de nuestros neumólogos pediatras te atenderá.