Una de las cuestiones que preocupa más a los padres y a los propios niños es la realización de ejercicio físico. Los estudios clínicos confirman que cerca de un 80% de pacientes asmáticos padecen síntomas cuando realizan algún tipo de entrenamiento. Esto sucede porque, al estar en movimiento, la respiración se acelera y el aire que se introduce en las vías respiratorias es más frío y seco, por lo que se irritan y se contraen los bronquios, desencadenando los síntomas asmáticos.

¿Significa esto que si tengo asma no puedo practicar deporte? De ninguna manera. La práctica deportiva facilita el desarrollo físico y psíquico, fomenta valores sociales y refuerza los vínculos emocionales con los compañeros.

Ateniendo las condiciones de estos pacientes, los deportes más recomendados son aquellos juegos que permiten una relajación momentánea, como el fútbol, el baloncesto o el tenis, y los que se practican en ambientes húmedos, como la natación.
Los asmáticos pueden llevar a cabo una vida saludable con la práctica de ejercicio físico, siempre bajo la supervisión del neumólogo pediatra


Preparados, listos y ¡a hacer deporte!
Los especialistas en neumología infantil aconsejan que la práctica deportiva se realice en espacios cerrados y que, antes de empezar, el menor asmático realice unos sencillos ejercicios como, por ejemplo, respirar por la nariz o calentar los músculos.

En los casos indicados por el especialista, el menor deberá inhalar un cuarto de hora antes un broncodilatador de inicio rápido.
Los expertos también recomiendan no hacer deporte si el menor:

  • Sufre un catarro o gripe
  • Ha padecido recientemente una crisis asmática
  • La climatología es adversa
No puedes olvidar que el partido del asma se juega entre todos, por lo que además de seguir siempre las indicaciones del médico que supervisa el tratamiento, se debe implicar la escuela y los alumnos. ¿Cómo? Instruyendo a los profesores de educación física y a los entrenadores para que estén preparados en caso de que el niño sufra una crisis asmática inducida por el esfuerzo.