En la actualidad, las personas pasan muchas horas en lugares cerrados, donde por sus características cálidas y húmedas, crecen hongos y ácaros. Sumado a una exposición más elevada del nivel de contaminación, los casos de asma y alergias aumentan de forma progresiva. De hecho, en la actualidad, una de cada tres personas padece algún tipo de afección respiratoria o alergia.
Con el objetivo de minimizar el impacto de los alérgenos en los niños asmáticos, es necesario que en el entorno del hogar se adopten una serie de prácticas higiénicas.

En este apartado se ofrecen consejos básicos de aplicación diaria que permiten minimizar el impacto de éstos en la salud de los menores.