Además de realizar una limpieza doméstica exhaustiva, es aconsejable tomar una serie de medidas para reducir la exposición a los alérgenos. Tan importante es la limpieza como la prevención, por lo que toda la familia debe incorporar una serie de medidas en su rutina diaria que minimicen el riesgo de exposición del menor. Aun así, recuerda que los desencadenantes son diferentes en cada persona, por ello, debes acudir a tu médico especialista para identificar cuáles son los alérgenos que empeoran tu estado de salud y recibir, de esta forma, el tratamiento oportuno.
¿Cuáles son las medidas a adoptar?
  • Evita las plantas interiores, sobre todo en el dormitorio
  • Mantén tu mascota fuera de casa. Si resulta imposible, prohíbe la entrada del animal en la habitación y salas de estudio y de juego del menor
  • Evita mascotas con pelo o caspa
  • Pide a los miembros de tu familia que se laven las manos cada vez que tocan a la mascota
  • En las personas con sensibilización al polen, se aconseja limitar las actividades al aire libre si hace un día soleado y con viento, ya que es cuando hay una mayor concentración de polen en el ambiente
  • Evita el humo de tabaco. Si alguna persona fuma dentro del hogar, pídele que lo haga siempre fuera y que deje la chaqueta en la entrada
  • Evita los productos de limpieza con fragancia y los que vengan con frascos con aerosol