El pasado 1 de mayo entró en vigor en Cataluña un nuevo impuesto sobre las bebidas azucaradas. De esta manera, se busca desincentivar el consumo de bebidas y refrescos con alto contenido de azúcar –refrescos, zumos de frutas, bebidas deportivas, bebidas energéticas, batidos, aguas con sabor, bebidas con leche y zumo, etc.- entre la población adulta, pero sobre todo entre los niños y adolescentes.

El objetivo de este nuevo impuesto es reducir la tasa de obesidad entre la población y estimular unos hábitos de vida saludables. Y es que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ingesta de azúcares libres, entre ellos los que contienen las bebidas azucaradas, es uno de los principales factores que hace que aumente la obesidad y la diabetes en el mundo.

En 2014, más de uno de cada tres adultos, concretamente el 39%, tenía sobrepeso, como detallan cifras publicadas por la organización. Además, la prevalencia mundial de la obesidad se duplicó entre 1980 y 2014 y en este año, el 11% de los hombres y el 15% de las mujeres padecían obesidad.

Como hemos comentado en anteriores ocasiones, varios estudios han demostrado que los menores con problemas de obesidad tienen más probabilidades de desarrollar problemas graves de salud. Uno de estas enfermedades es el asma. Así pues el sobrepeso precede el asma, y por tanto aumenta su prevalencia como su gravedad.

¿Cómo incorporar una dieta saludable?
Por este motivo es muy importante que desde bien pequeños los niños sean conscientes de la importancia de una alimentación y unos hábitos de vida saludables. A continuación, os ofrecemos algunos consejos para que la dieta de tu hijo sea más saludable:

  • Frutas, verduras, pescado, aceite de oliva y lácteos, deben tener un papel muy importante en su día a día. En este post te contamos cómo incorporar frutas y verduras en su alimentación. Debes ser perseverante y aunque al principio tu peque no quiera comer todo lo que le pones en el plato, insiste y no desesperes, al final lo acabará probando.
  • Apostar por el agua como bebida: es vital para hidratarnos y eliminar toxinas, así que qué mejor que sea la bebida de todas las comidas. Los zumos son una buena alternativa, pero no se debe abusar de ellos. Así pues, para acompañar la merienda son una buena opción.
  • La planificación es tu mejor aliada: fija unos horarios para realizar todas las comidas y planifica el menú cada semana. De esta manera, no caerás en la tentación de preparar comida rápida y dispondrás de todos los alimentos necesarios para elaborar tus platos.
  • Involucra a los más pequeños de la casa: ¿Por qué no te acompañan a hacer la compra o preparan el desayuno o la cena contigo? De esta manera, les puedes explicar y mostrar los diferentes alimentos así como la importancia de cada uno de ellos.

Paralelamente, la actividad física también es muy importante, no solo para hacer frente a la obesidad infantil, sino también para el desarrollo físico y psíquico de los menores. Así pues, los niños deberían practicar algún deporte de manera regular. En el caso que tu hijo sea asmático, esto no supone ningún problema, también puede realizar ejercicio físico. Estos son los deportes más recomendables para él.

Recuerda que si tienes cualquier consulta puedes escribirnos a la sección de ‘El médico responde’ y uno de nuestros neumólogos pediatras te atenderá.