En el ambiente, existen diversidad de agentes desencadenantes del asma (ácaros de polvo, moho, caspa animal, etc.).

La intensidad de éstos puede variar en función de la ubicación geográfica, pero no hay ningún espacio que se libre de ellos. Se encuentran en casa, en la escuela, en los parques, etc.

La inhalación de estos alérgenos se produce de forma sencilla, ya que se propagan por el aire y su tamaño es microscópico, hasta 0,5 micrones.
La respuesta del sistema inmunológico ante estos antígenos puede ser muy variada, produciendo anticuerpos para expulsarlos que provocan reacciones físicas tales como estornudos, tos o rinitis. Por ello, conocer qué tipos de alérgenos existen es vital para optimizar las condiciones de vida de los pequeños.

En este apartado se ofrece información detallada sobre todos los alérgenos y sustancias irritantes que pueden desencadenar en el paciente un ataque de asma.