La neumonía, conocida vulgarmente como pulmonía, es una infección del tejido pulmonar que se caracteriza por la irritación, inflamación y la congestión de los alvéolos, la cavidad pulmonar donde se produce el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. Esta patología respiratoria provoca en el paciente una respiración dolorosa y la falta de absorción de oxígeno.
La neumonía, que tiene una mayor incidencia en la población infantil menor de 5 años, está causada por diversos gérmenes (virus, hongos, bacterias y parásitos), aunque por lo general se deben a una causa viral.
Según la Organización Mundial de la Salud, la neumonía es la principal causa individual de mortalidad infantil en todo el mundo.