Como hemos comentado en anteriores ocasiones, la humedad en las casas, y más concretamente el moho, puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias entre los niños. De la misma manera, un ambiente demasiado seco puede resecar la garganta y las mucosas, provocando tos seca o inflamaciones del aparato respiratorio, entre otras afecciones. Es por esto, y para mantener el hogar en óptimas condiciones de confort que es muy importante controlar el grado de humedad de la vivienda.

Según los expertos, el grado de humedad ideal debe situarse entre el 40% y el 70%. En el caso de las habitaciones es recomendable que sea un poco más bajo que en el resto de la vivienda. Así pues, conseguir el punto justo de humedad nos ayudará a sentirnos mejor y a mantener nuestro hogar más sano.

 

¿Sabes qué puedes hacer parGrado de humedada controlar el grado de humedad de tu hogar? Si tu hogar es demasiado húmedo, ¡toma nota de estos consejos!

  • Ventila la vivienda: es tan fácil como abrir puertas y ventanas durante un rato para renovar el aire interior. Pon especial atención en el baño, estancia donde es habitual que aparezca moho.
  • Deja la luz encendida de aquellos armarios que tengan más humedad o coloca un trozo de carbón vegetal en alguno de los rincones: de esta manera absorberás la humedad y evitarás la aparición de moho.
  • Riega las plantas en su justa medida: es cierto que las plantas interiores ayudan a limpiar el aire, pero un riego excesivo favorece la aparición de moho, ¡así que ten cuidado!
  • Si puedes, tiende la ropa mojada en el balcón o terraza.

Si por el contrario, el ambiente de tu casa es seco y quieres incrementar la humedad, estas son nuestras recomendaciones:

  • Instala un humidificador. Sin duda se trata de una de las medidas más efectivas para luchar contra los ambientes secos. Este humidificador elimina el 99,9% de las bacterias presentes en el agua, proyectando un vapor limpio e hidratando de forma inmediata el aire de toda la casa y manteniendo el nivel de humedad deseado.
  • Coloca pequeños recipientes llenos de agua en los lugares donde dé directamente el sol; de esta manera, el agua se evaporará y el ambiente será más húmedo.
  • Coloca algunas plantas de interior y vaporiza sus hojas una vez por semana.

Recuerda que pasamos largos ratos en el hogar, por esto es tan importante que el grado de humedad sea el adecuado. Verás cómo lo notarás y como te lo agradecerán los más pequeños.